Logotipo gipuzkoakultura
jueves 14 noviembre 2019



Bertan > Nuestros barcos > Trainera de pesca
Bertan 23

Trainera de pesca


La espontánea aparición de la trainera coincide con la escasez de bacalao en salazón, como consecuencia del Tratado de Utrecht. Tal situación estimuló el ingenio de los pescadores de bajura para incrementar la captura de la sardina como alimento alternativo. Duhamel du Monceau atribuye a un anónimo pescador de Hondarribia la invención de la red de cerco en la primera mitad del siglo XVIII y de la rápida y maniobrable trainera necesaria para su uso. La trainera era una ligera embarcación propulsada velozmente por doce remeros y dotada de una quilla de mínima sección arqueada. Ello permitía efectuar la virada o ciaboga muy cerrada, para largar por la banda de babor una red de cerco, llamada xerkua. Esta red, como su nombre indica, fue diseñada para rodear el pescado, y era relativamente pequeña para poder maniobrar con la rapidez que la nueva técnica pesquera exigía.

El término trainera aparece tardíamente, en la segunda mitad
del siglo diecinueve, siendo conocida hasta entonces con los nombres
genéricos de chalupa o lancha manjuera.
El término trainera aparece tardíamente, en la segunda mitad del siglo diecinueve, siendo conocida hasta entonces con los nombres genéricos de chalupa o lancha manjuera. © José Lopez
Es probable que la invención de la red de cerco y de la trainera
fuera inspirada por la chinga y la uarika. La chinga era una red propia
del estuario del Bidasoa, aunque también ha sido empleada en
Pasaia. Se le atribuye una gran antigüedad y de ella deriva el topónimo
Txingudi (“lugar de chingas”), que da nombre a la bahía en el
es-tuario del Bidasoa.La técnica consistía en extender la red desde la
playa por medio de una embarcación de unos seis metros llamada
uarika o ubarika, realizando un medio círculo con la intención de
acorralar a los peces que se encontraran en el espacio intermedio.
Finalmente ambos extremos de la chinga serán halados desde la
playa hasta recuperar la red con la captura. El arte se largaba en la
playa a marea baja o a media marea, generalmente al amanecer, para
la pesca del corrocón y en menor medida lenguado y demás peces.
Es probable que la invención de la red de cerco y de la trainera fuera inspirada por la chinga y la uarika. La chinga era una red propia del estuario del Bidasoa, aunque también ha sido empleada en Pasaia. Se le atribuye una gran antigüedad y de ella deriva el topónimo Txingudi (“lugar de chingas”), que da nombre a la bahía en el es-tuario del Bidasoa.La técnica consistía en extender la red desde la playa por medio de una embarcación de unos seis metros llamada uarika o ubarika, realizando un medio círculo con la intención de acorralar a los peces que se encontraran en el espacio intermedio. Finalmente ambos extremos de la chinga serán halados desde la playa hasta recuperar la red con la captura. El arte se largaba en la playa a marea baja o a media marea, generalmente al amanecer, para la pesca del corrocón y en menor medida lenguado y demás peces. © José Lopez

La invención del cerco revolucionó la economía de nuestro
litoral. Se incrementaron tanto las capturas que provocaron el desarrollo
de la industria de salazón. El éxito de la pesca al cerco fue
sobresaliente y pronto se expandió por todo el mundo. La motorización
de los barcos, dotados de más potencia, ha permitido un
paulatino aumento del tamaño de la red.
La invención del cerco revolucionó la economía de nuestro litoral. Se incrementaron tanto las capturas que provocaron el desarrollo de la industria de salazón. El éxito de la pesca al cerco fue sobresaliente y pronto se expandió por todo el mundo. La motorización de los barcos, dotados de más potencia, ha permitido un paulatino aumento del tamaño de la red. © José Lopez

Las velas de las traineras eran empleadas únicamente para desplazarse,
ya que la pesca se efectuaba exclusivamente a remo.
Las velas de las traineras eran empleadas únicamente para desplazarse, ya que la pesca se efectuaba exclusivamente a remo. © José Lopez

Los bancos de sardinas eran a menudo delatados por la presencia
de gaviotas y otras aves marinas. Así detectaban los atalayeros la
existencia de los bancos de peces y avisaban a los pescadores.
Los bancos de sardinas eran a menudo delatados por la presencia de gaviotas y otras aves marinas. Así detectaban los atalayeros la existencia de los bancos de peces y avisaban a los pescadores. © José Lopez
Plano de formas de una trainera.
Plano de formas de una trainera. © José Lopez

“Ameriketatik”, réplica de una trainera de pesca de la segunda
mitad del siglo XIX, a partir de un plano de Mutiozabal. Fue
construida por el autor en 1998, en la escuela de construcción
naval “The Apprenticeshop” de Rockland, en el estado de Maine
(EE.UU.). Se financió por la diáspora vasca del continente ame-ricano
para ser obsequiada a Euskal Herria. Desde entonces, “Ameriketatik”
ha representado el patrimonio marítimo vasco en numerosos
eventos internacionales.
“Ameriketatik”, réplica de una trainera de pesca de la segunda mitad del siglo XIX, a partir de un plano de Mutiozabal. Fue construida por el autor en 1998, en la escuela de construcción naval “The Apprenticeshop” de Rockland, en el estado de Maine (EE.UU.). Se financió por la diáspora vasca del continente ame-ricano para ser obsequiada a Euskal Herria. Desde entonces, “Ameriketatik” ha representado el patrimonio marítimo vasco en numerosos eventos internacionales. © José Lopez

Sardinas
Sardinas. © José Lopez

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2019 Kultura Zuzendaritza Nagusia - Gipuzkoako Foru Aldundia.
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net