Logotipo gipuzkoakultura
viernes 22 noviembre 2019



Bertan > Nuestros barcos > Tipos de embarcaciones
Bertan 23

Tipos de embarcaciones


Analizando las diferentes fuentes de documentación podemos concluir que las embarcaciones menores vascas comparten la misma morfología y el mismo aparejo en cada pe-ríodo; sólo se diferencian en el tamaño y, en cierta medida, en las proporciones. Eran las técnicas de pesca las que determinaban el tamaño de las embarcaciones, que se distinguían entre sí por el número de bancadas. El espacio en-tre bancadas era siempre el mismo. Así, la bonitera estaba dotada de diez a once bancadas; la calera, de ocho a nueve; la sardinera, de seis a siete; la más pequeña, el batel, de cuatro. Este mismo patrón se ha mantenido, en términos ge-nerales, a lo largo de los siglos, componiendo cuatro grupos en los que el tamaño de la embarcación estaba relacionado con actividades concretas.

Remos. La propulsión a remo ha sido la base del diseño de las embarcaciones menores vascas. Estas embarcaciones estaban concebidas generalmente para albergar el mayor número de remeros posible. Los remos se confeccionaban generalmente de madera de haya, y ocasionalmente de fresno.

Remos. La propulsión a remo ha sido la base del diseño de
las embarcaciones menores vascas. Estas embarcaciones estaban
concebidas generalmente para albergar el mayor número de remeros
posible. Los remos se confeccionaban generalmente de madera
de haya, y ocasionalmente de fresno.
© José Lopez

Remos. La propulsión a remo ha sido la base del diseño de
las embarcaciones menores vascas. Estas embarcaciones estaban
concebidas generalmente para albergar el mayor número de remeros
posible. Los remos se confeccionaban generalmente de madera
de haya, y ocasionalmente de fresno.
© José Lopez
Remos. La propulsión a remo ha sido la base del diseño de
las embarcaciones menores vascas. Estas embarcaciones estaban
concebidas generalmente para albergar el mayor número de remeros
posible. Los remos se confeccionaban generalmente de madera
de haya, y ocasionalmente de fresno.
© José Lopez

Timones. El timón en las embarcaciones menores vascas suele ser desmontable, empleándose sólo durante la navegación a vela. Además de servir para dirigir la embarcación el timón cumple la función de plano de deriva, paliando la carencia de una quilla profunda que evitaría el abatimiento lateral; es por ello que la profundidad del timón sobrepasa el calado de la embarcación.
Timones. El timón en las embarcaciones menores vascas suele
ser desmontable, empleándose sólo durante la navegación a vela.
Además de servir para dirigir la embarcación el timón cumple la
función de plano de deriva, paliando la carencia de una quilla profunda
que evitaría el abatimiento lateral; es por ello que la profundidad
del timón sobrepasa el calado de la embarcación.
© José Lopez

Timones. El timón en las embarcaciones menores vascas suele
ser desmontable, empleándose sólo durante la navegación a vela.
Además de servir para dirigir la embarcación el timón cumple la
función de plano de deriva, paliando la carencia de una quilla profunda
que evitaría el abatimiento lateral; es por ello que la profundidad
del timón sobrepasa el calado de la embarcación.
© José Lopez

Timones. El timón en las embarcaciones menores vascas suele
ser desmontable, empleándose sólo durante la navegación a vela.
Además de servir para dirigir la embarcación el timón cumple la
función de plano de deriva, paliando la carencia de una quilla profunda
que evitaría el abatimiento lateral; es por ello que la profundidad
del timón sobrepasa el calado de la embarcación.
© José Lopez

Orzas. Navegando hacia el viento, el timón puede no constituir un plano lateral suficiente para evitar el abatimiento. En estas embarcaciones, de poca obra viva, se empleaba una orza lateral sujeta en el exterior de la embarcación por la banda de sotavento, reduciendo así su desplazamiento lateral.
Orzas. Navegando hacia el viento, el timón puede no constituir
un plano lateral suficiente para evitar el abatimiento. En estas
embarcaciones, de poca obra viva, se empleaba una orza lateral
sujeta en el exterior de la embarcación por la banda de sotavento,
reduciendo así su desplazamiento lateral.
© José Lopez
Orzas. Navegando hacia el viento, el timón puede no constituir
un plano lateral suficiente para evitar el abatimiento. En estas
embarcaciones, de poca obra viva, se empleaba una orza lateral
sujeta en el exterior de la embarcación por la banda de sotavento,
reduciendo así su desplazamiento lateral.
© José Lopez

Trainera de pesca. Trainera de pesca ezin da euskal arrantza-ontzien ohiko sailkapenean sartu. Hamabi bat metro zituen luze,
eta eskuarki bederatzi tosta izaten zituen. Proportzioetan eta profilean besteen desberdina zen. Sardina inguraketasareaz
harrapatzeko sortu zen, zeren eta horretan sardinetan erabili ohi zena baino ontzi bizkorragoa eta maniobratzeko
ahalmen handiagokoa behar zen. Ontzi mota honen arrakastak ekarriko zuen gure kostaldeko kontserba-industriaren
garapena.
Trainera de pesca. Trainera de pesca ezin da euskal arrantza-ontzien ohiko sailkapenean sartu. Hamabi bat metro zituen luze, eta eskuarki bederatzi tosta izaten zituen. Proportzioetan eta profilean besteen desberdina zen. Sardina inguraketasareaz harrapatzeko sortu zen, zeren eta horretan sardinetan erabili ohi zena baino ontzi bizkorragoa eta maniobratzeko ahalmen handiagokoa behar zen. Ontzi mota honen arrakastak ekarriko zuen gure kostaldeko kontserba-industriaren garapena. © José Lopez
Modelo de lancha bonitera, de cubierta estanca, con las velas
al tercio
Modelo de lancha bonitera, de cubierta estanca, con las velas al tercio. © José Lopez

Sardinera. De unos ocho metros de eslora y seis a siete bancadas.
Pescaba la sardina cerca del litoral, utilizando redes de
en-malle. Como los demás tipos de lancha, además de su propia
espe-cialidad, ocasionalmente también realizaba otros tipos de
pesca
Sardinera. De unos ocho metros de eslora y seis a siete bancadas. Pescaba la sardina cerca del litoral, utilizando redes de en-malle. Como los demás tipos de lancha, además de su propia espe-cialidad, ocasionalmente también realizaba otros tipos de pesca. © José Lopez

Calera. De unos diez metros de eslora y ocho a nueve bancadas.
Sus dimensiones la hacían idónea para desplazarse con
se-guridad hasta las calas de pesca situadas en el borde de la plataforma continental, alejándose varias millas de la costa. Según la
estación se dedicaba a la pesca de la merluza, el besugo y, ocasionalmente,
el bonito. La calera era también la lancha que se
em-pleaba para el atoaje o remolque de los barcos.
Calera. De unos diez metros de eslora y ocho a nueve bancadas. Sus dimensiones la hacían idónea para desplazarse con se-guridad hasta las calas de pesca situadas en el borde de la plataforma continental, alejándose varias millas de la costa. Según la estación se dedicaba a la pesca de la merluza, el besugo y, ocasionalmente, el bonito. La calera era también la lancha que se em-pleaba para el atoaje o remolque de los barcos. © José Lopez
Bonitera. De unos trece metros de eslora y de diez a once
bancadas. Su principal actividad era la pesca de túnidos durante el
verano, actividad en la que recorrían el golfo de Bizkaia a vela, en
pos de los bancos de bonito. A menudo se desplazaban lejos de la
costa, llegando a pasar varios días en el mar, desprovistos de cualquier
comodidad. También frecuentaban puertos asturianos o
cántabros, donde vendían el pescado.
Bonitera. De unos trece metros de eslora y de diez a once bancadas. Su principal actividad era la pesca de túnidos durante el verano, actividad en la que recorrían el golfo de Bizkaia a vela, en pos de los bancos de bonito. A menudo se desplazaban lejos de la costa, llegando a pasar varios días en el mar, desprovistos de cualquier comodidad. También frecuentaban puertos asturianos o cántabros, donde vendían el pescado. © José Lopez

Batel. De unos cinco metros de eslora y cuatro bancadas, esta
pequeña embarcación era empleada en la pesca costera en estuarios
y bahías. También se utilizaba para el paso de personas en las
rías, en ausencia de puentes.
Batel. De unos cinco metros de eslora y cuatro bancadas, esta pequeña embarcación era empleada en la pesca costera en estuarios y bahías. También se utilizaba para el paso de personas en las rías, en ausencia de puentes. © José Lopez

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2019 Kultura Zuzendaritza Nagusia - Gipuzkoako Foru Aldundia.
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net